Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

miércoles, 29 de junio de 2016

OSCURA PALABRA/LUIS MIGUEL RABANAL

El poeta ha terminado por hoy su ingrata tarea.
Apaga el monitor y recoge el teclado una vez más, como si la vida/
se le fuese en ese acto, aparentemente, conciliador y errabundo./
Después lava bien sus manos y se consagra para cualquier misterio,/
apostar a las clínicas con alguien, recalentar la homelette, llamar/
a la cuñada por su nombre y esas placenteras costumbres/
que nos defiende la bruja piruja de la edad.
El tiempo ha jugado con él una nueva partida y le estremece saber/
que el poema ha supuesto una denodada derrota,
también una extraña luz cediendo su lugar a las señoras, algo que/
tiene que ver con la sustancia de su despojamiento grande./
El poeta decide ahora cuál va a ser su siguiente mirada,
y toma en silencio sus verdes pastillas y se alegra de verse desnudo/
ante un espejo que, lo mismo que él, está roto y no existe./
Esto es desesperante, se dice con ganas de pelea
en tanto contempla, admirado, manchados de semen, sus disquetes,/
los crueles borradores de una semana y donde habla,
tan mudo, no del amor o del deseo de un martes vergonzoso,/
sino del pasado que regresa y lo confunde con su voz afelpada,/
y asimismo del cuerpo que no tiene y es una bonita frustración./
Ya es el dueño de su propio destino y tras sus pasos que nadie reconoce/
se ha topado con un filón de desgracias: la inaudita nieve cubriendo sus ojos,/
su mujer cerrándole, también, los ojos porque ya se ha hecho de noche,/
la casa con sus ojos cerrados pues todos han venido a despedirse./
Ayer me sometía a una boca rica de muchacha temblorosa y hoy, ya lo ves,/
tengo la somera impresión de que nada poseo, nada, nada, carajo./
El poeta no sabe qué hacer con los versos escritos
y hay bolas de papel atrancando las puertas, no está en sus cabales./

Luis Miguel Rabanal

Este cuento se ha acabado
-Poesía reunida (2014-1977)-

Editorial Renacimiento 
 


...

leo a Luis Miguel Rabanal y pienso que:

el poeta es arqueólogo de sí mismo y ha de ser, pues su ser es el camino, y llegar a un origen común, un sustrato al que sólo el filósofo y el poeta están capacitados para llegar a él e intentar interpretarlo, que nos nutre y a la vez trasciende, y que hemos enterrado bajo palabras huecas... pues el poeta tiene siempre presente eso que ya decía el gran escarbador de la conciencia que fue Philip K Dick: 

“la herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras” y controlando “el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usarlas”

y el poeta sabe, por ciencia siempre infusa, que hemos de rellenar las palabras de nuevo... ese es el trabajo del poeta, el que nos recuerda que una vez la inmortalidad fue nuestra y a ello siempre aspira el poeta...

nos venden algo que llaman poesía y no lo es... al igual que con la democracia, nos mediatizan con algo que se denomina con el mismo nombre pero que está vacía de todo contenido, hueca, que no crea, sólo repite fórmulas preestablecidas y en cada copia se desvanece aún más ese remedo... son esos poetas de lo fácil que huyen del espejo negro y roto, no son capaces de bucear en sí mismos...

y dar luz a oscuras palabras 
que contienen todos los colores.

Pienso que el poeta verdadero, al suicidarse en el espejo y romperlo, ve por un instante sus miles de rostros que caen a conformar otro estrato en donde queda registrada la primera voz que no es de nadie pero que la reclama, declama y proclama... y sólo quienes poseen la palabra que busca, como espermatozoide, fecundar las mentes de sus lectores... como la palabra de Luis Miguel Rabanal... alcanzarán esa inmortalidad...

y aquel que no se atreve a romper ese espejo aun en no existencia, que diría algún otro, es mi parecer que no ha de llamarse poeta, pues quizá intuye estos versos del propio LM Rabanal:

Quién te iba a decir que la negra luz del espejo roto
podría abofetearte ahora mismo con solo quererlo. 
 
Y se sabe sin gónadas para adentrarse en esos oscuros terrenos, alejados de los flases y de la gloria de persiana que cae sobre este mundo de apariencias, su mundo egotista, y sólo son declamadores de bandos institucionales, aptos para virtualizarse en cualquier ismo disolutorio, una antena de repetición, antena pop, poetas radio fórmulas, mendigantes de likes, y lo intuyen, saben que su discurso de palabras huecas, contaminantes, palabras cuescos, ecos virales ya sin posible contexto, sin sangre, descarnadas, publicitarias, manipuladas, aptas para el simulacro, palabras de bot, vacías, insisto,

palabra de pop...

saben que no alcanzarán la inmortalidad
con sus palabras
transgénicas
...
 
_44_
...

4 comentarios:

Empe dijo...

Acabo de aterrizar aquí. Y ... uf! Hermoso.

xen dijo...

Gracias, Empe, por tu comentario, por tu visita a esta Niebla digital... Un placer tenerte por aquí... ¿Qué decir del Maestro Luis Miguel Rabanal? Se sale
...

Empe dijo...

La verdad, una grata sorpresa. Gracias a vosotros, por el blog.

xen dijo...

ya sabes dónde estamos. Un saludo
...