Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

miércoles, 27 de septiembre de 2017

51

...

sin regreso entre meandros de orines, una noche como cualquier otra, el genio en el culo de la botella, copas llenas de grandes sueños... resaca de letras pequeñas

cruces húmedos en mis dedos pegados a la barra, cláusulas del pacto firmado... 
las piedras que vomito agrandan las grietas del alma

vampiro de los reflejos, escruto inútiles cielos de notas confusas que, atraídas por el agujero cometrapos de colores, se rinden ante el abismo

encadenado a las rejas de un pentagrama vacío que esbozo sobre la barra

sin caminos ni clave en noche sin promesas, harto de la espera en el espejo de alcohol...
soy la deformidad de su fingida grandeza

harto de perderme en lo efímero una canción un baile un parpadeo de un neon que amenaza con fundirse y confundir en las miradas vida y muerte, perdidas en las infinitas variaciones de un dolor que ya no existe


solo bebo letras pequeñas

harto del fragmento, sin ningún triunfo, siempre de farol ante el demiurgo, su mano marcada de alcohol y hachís que reparte los tiempos, clonados, como bucle sin solución

las letras solo son grandes
cuando te las planta en la frente
y has de pagarlas en su barra 


consumido por el óxido de lo que sajó en mí alguna luz y ahora es puente de absenta, allí me refugio de mis contrarios

una noche cualquiera
de las que dediqué
a todas las canciones
que tardé en pudrirme

Esa noche sentí el derrumbe

Esa noche sentí el derrumbe de su castillo de naipes y me quedé sin pentagrama, sin posible retorno a donde nunca fui

Esa noche rompí el espejo de su esfera virtual, donde se truncan los caminos, y borré con mi sangre sus cadenas, dejé que las letras fluyesen hacia la alcantarilla

salí de su juego

Esa noche amaneció niebla, y huí hacia la montaña para escribir la lista de todos mis caminos muertos al instante en sus reflejos

Y poco a poco aprendí a reconocerme al perderme en ella

Esa noche supe que siempre estuve solo
...

A CMR Neurostar
Gracias, tío.
Descansa en paz, maestro.


...



No hay comentarios: