Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

lunes, 17 de marzo de 2014

El niño que aplaude en su escondite/Velpister




Cientos de horas, algunas fastidiosas, algunas insoportables, muchas muy divertidas, algunas excitantes y unas pocas mágicas, convertidas en poco más de una hora de intensidad y de todo lo que tengo, nada más que eso, lo que tengo, lo que llevo encima, sobre el escenario el día 25 de Abril en A Casa das Campás de la Universidad de Pontevedra.
Y no me quejo, todo lo contrario, lo que quiero es seguir haciendo esto hasta que me muera o me maten, que de todo puede ocurrir en este penoso país.





Cuando me sumerjo en el drama siempre siento que me falta humor. Cuando estoy de lleno en el humor siempre pienso que adolezco de la seriedad de la tragedia.
Aquí está todo. Todo. Al mismo tiempo: drama, risa, amor, sexo, muerte, alegría, mierda, mucha mierda, claro, y algo de felicidad, una poca, la necesaria para seguir. Eso es una vida cualquiera. La mía, la de cualquiera, la que os voy a contar el día 25 de Abril en A Casa Das Campás de la Universidad de Pontevedra.
Entrada gratuita.
Se prevé vacío total, por eso tengo que promocionar y promocionar sin parar.




Esas pequeñas cosas, esos gestos, apoyos, siendo yo absolutamente nadie (porque si fuera un personaje conocido, seguramente estaría igualmente agradecido, pero no sería lo mismo, es ahora, cuando no soy nadie, cuando soy un minifundio) no me hacen más que confirmar algo que, en realidad, ya sabía, y además me hace sentir que de vez en cuando no me equivoco: que sé rodearme de gente de puta madre, con calma, despacio, no todos claro, tampoco yo, pero de la gente que parece imprescindible, y así, con pequeños gestos, con pequeñas muecas, vete tú a saber, vete tú a saber, si no se consiguen auténticas maravillas. Vamos, estoy convencido. Gracias. No por ello, por mi agradecimiento, dejaré de dar la lata. Quiero, repito, quiero llevaros mis locuras a vuestra ciudad, quiero tocaros, a todas (y a todos) el piano, quiero contaros mi vida, que es de un aburrido brutal, pero aún así pretendo dejaros quietos durante algo más de una hora, y quiero que veáis todos las pinturas y dibujos que he hecho para la movida.
Hasta la última gota de tinta
como mi propia sangre.
Eso, como mínimo, es lo que os daré a cambio.





que nadie entienda esta reflexión como una queja, sino todo lo contrario:
vaya curro que le estoy metiendo a este espectáculo. Llevo meses dedicándole varias horas al día a hacer dibujos nuevos, elegir cuadros antiguos, fotografiar, montar los vídeos, aprenderme los textos, elegir las músicas, improvisaciones, temas propios o de otros, un curro de la hostia, los textos, aunque los estoy adaptando y arreglando, ya estaban escritos, algunos son de hace años, cuando no tenía piano donde tocar ni taller donde pintar, empecé a escribir estos "cuentos para no volverme cuerdo" porque peligraba mi locura. Así que el espectáculo está cocinándose, se puede decir, desde hace unos seis años, tócate los huevos.
Y digo que nadie entienda esta reflexión como una queja porque no lo es, es un trabajo cojonudo, lo sigo y seguiré haciendo a diario a pesar de que se prevé vacío total, avisado por la responsable cultural de la Universidad de Pontevedra que me ha contratado, aunque el año pasado me dijo lo mismo y la sala (pequeña) casi se llenó.
Lo que sí puede ser una queja en esta reflexión es la falta de atención de los medios, no hay puta manera, por más que me pongo en contacto con periódicos, radios, televisiones, nada de nada, como mucho una pequeña reseña en la agenda cultural que nadie lee. Y eso que llevo en esto unos cuántos años ya.
En fin, que da igual, pero vaya curro que le estoy metiendo y cómo me estoy divirtiendo.
Espero que eso se note ese día.
Nada más.



Gracias a todos por venir, prometo estaros agradecido, gracias a todos, el éxito o fracaso de este espectáculo está muy relacionado con la promo que pueda hacer en las redes sociales, porque de calidad va sobrado. Sí, ya sé que suena mal, pero es que es cierto. No es más que una cuestión de horas de trabajo y dedicación absoluta a la movida. Nada más. No hablo de talentos ni dones ni gracias divinas, solo de trabajo trabajo trabajo.
Gracias a todos, continuamos la marcha:
 


2 comentarios:

vel pister dijo...

Gracias colega, al final he decidido, ya que no quiero que pase demasiado de la hora, como mucho una hora y cuarto, seleccionar solo las historias más "divertidas", si no se alargaba hasta la eternidad. Es decir, un espectáculo para echar unas risas, solo algún momento de drama, pero poco.
Abrazo

xen dijo...

Va a estar de puta madre, Peter... a ver si los medios oficiales tienen un hueco entre tanta programación vaciamentes institucional para que la peña se entere.
a seguir dándole, hermano... la niebla en su modestia lo seguirá moviendo
...