Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

lunes, 24 de junio de 2013

Gsús Bonilla/presentación en León de aMoremachine y tres poemas




APUNTES PARA UN FORAJIDO: si oscurece
reclama la estrella que te toca
y comienza a caminar
enciende un fuego nuevo
cuando encuentres el océano
y prende tu cigarro
elige un revólver
o las alas de la mosca del vinagre
encógete de hombros
y después
abandónate a tu suerte.



ARENA DE DESIERTO: no es revolución
lo que pasa
es que no olvidamos
cómo
nos trataron las olas.



OFRECIMIENTO: tengo presente
el último agujero
dentro de mis tripas
llevaba un mundo viejo
brindo
por los hombres y mujeres
que van soltando lastre.



aMoremachine [poemas de claradehuevo],

Prólogo, precioso, de Ana Pérez Cañamares
Páginas: 74
ISBN: 978-84-940573-2-8
PVP: 9 €


Distribuye: UDL Libros

No sé ni lo que es poesía ni mucho menos una poética... mil veces he dicho en esta niebla que admiro (miro hacia) a quienes son capaces de decir con dos palabras lo que yo enredo en decenas de páginas, es cierto... estos son unos cuantos, no pocos en un mundo que no va más allá de la cotidianidad de mis dedos, esa cuenta casera que porto en mi acervo. Huyo de la gente que cierra círculos aparentes pero vacíos, donde todo es tan redondo que no cabe el asombro del ritmo al caminar asimilando versos que crecen dentro. Poetas potitos que matizan y uperizan la palabra y la envuelven en papel celofán, palabras colorantes que no se conservan y lastran la mente.
A mí Bonilla me dice otra cosa, es leerle y verme impelido a escribir... remueve en mí la palabra anquilosada, como un buen punteo de guitarra, sus palabras son reactivas, indagan y descubren en mí la esencia, lo que hoy es el polvo del derrumbe después de la explosión, primero la interna, allí donde me remueven, la pólvo-ra anida en sus versos, si todavía te queda mecha y algo de chispa en los ojos, estallan:

2 comentarios:

Ángel Muñoz dijo...

y yo estoy de acuerdo contigo amigo Xen.

xen dijo...

siempre es un placer tenerte por la niebla, Ángel. Gracias por tus comentarios. Fuerte abrazo.