Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

jueves, 9 de mayo de 2013

Esteban Gutiérrez Gómez/ No te cortes (poemas)&Blues con Miguel Ángel Cortés. Fuego Amigo (poema inédito)




NO TE CORTES es un poemario que contiene construcciones poéticas elaboradas durante los últimos 10 años. Verá la luz durante unos minutos el viernes 10 de mayo. Luego, como las flores del hibisco, morirá, porque si se publica será bastante diferente a lo que el viernes podréis escuchar.

Para esta perecedera aventura me acompañara con su guitarra y su voz de bluesman Miguel Ángel Cortés. MAC ha sido cantante, guitarrista y compositor de bandas cañeras como Over Load, y más recientemente de proyectos cercanos al blues y al jazz como Killing Jazz y, ahora, Crazy Cabin. Nos ofrecerá temas de su repertorio personal, muy unidos a los poemas que recitaré.

Creo que será una bonita noche.

Baco dixit

VIERNES 10 DE MAYO
21:00 HORAS
El dinosaurio todavía estaba alli
NO TE CORTES 
BACØ, poemas  & MAC, blues

Fuego amigo



En la jerga militar se denomina
fuego amigo
a los disparos provenientes del propio bando.

Muchos soldados y civiles
han muerto
por esta causa.


Fuego amigo.


Desde hace unos pocos años además,
a las víctimas de esta barbaridad las llaman
e u fe mís ti ca mente,
daños colaterales.

Daños colaterales.

Durante algún tiempo,
en aquellos meses en que la incertidumbre
por cumplir o no el servicio militar
me desasosegaba,
tuve una pesadilla que se repetía:
saltaba de la trinchera,
madrugada frío niebla,
corría sobre el barro húmedo,
patinaba caía me levantaba,
volvía a correr braceando
con el fusil en las manos muerto de miedo,
marchaba en dirección
a lo desconocido.
Corría y,
cuando lograba mantener el equilibrio
y cogía velocidad,
una lágrima de calor
mordía mi espalda.


Fuego amigo.


Entonces me despertaba,
sudoroso crispado,
con los dientes apretados, y la sensación,
la extraña sensación,
de haber visitado
el futuro.

Sí, así era mi pesadilla.

Una mañana,
de esas en las que acompañaba al
abuelo
a recoger estiércol para su huerto,
le comenté el sueño.
Él se encogió de hombros.
No se extrañó,
ni siquiera pronunció una palabra.
Siguió regando los surcos
como si nada hubiese pasado.

Daños colaterales.


Fuego amigo.


Más tarde,
de vuelta en casa
me preguntó que
qué era lo que el subconsciente
me estaba diciendo.

Me encogí de hombros.

Está claro, dijo,
que mientras te enfrentas a
la vida
guardes tus espaldas.

Me quedé extrañado.
¿De qué? ¿De quién? ¿De los amigos?

Especialmente, dijo,
de los amigos.

Entonces mi abuelo,
el ser sobre La Tierra al que más he respetado,
me pareció un
pobre viejo amargado.


Fuego amigo.


Ahora sé, que,
como siempre,

tenía

razón.






gracias, Esteban

...
 

4 comentarios:

BACO dijo...

gracias, xen, fuerte abrazo

xen dijo...

gracias a ti, Esteban, por este pedazo poema inédito para la niebla, bro. Nun ratito nos vemos de frente. Abrazo.

MARIA DEL MAR M.F. dijo...

Me ha gustado mucho =)

xen dijo...

Gracias, María del Mar por tu paso por esta niebla y tus palabras... gran poema el de Esteban, sí.