Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

miércoles, 4 de julio de 2012

Música para torpes/Luis Miguel Rabanal

Baile del Sol

siempre me quedarán las palabras de Luis Miguel Rabanal, aunque ya no sepa escuchar ni bailar al sol de la luna llena... siempre me quedará su música para mí, ese torpe que pergeña notas oscuras y dice que busca luz mientras se emboza en una capa de niebla... ese que en estas noches aúlla a una luna, y se piensa declamando, unos versos sin fin pues el final es el principio y en cada vuelta crecen y crecen como la memoria que se descubre, la que enseña sus raíces pudendas sin sonrojarse y sin preámbulos, que ya todo parece andado si no recordamos y tropezamos en las ingratitudes que reposan al borde del camino, igual que aquellos mineros acribillados, los mismos, son los mismos en el vértigo de estos días que olvidamos pero el poeta no, el poeta aguza* aún más la palabra que nos alumbra, de la que somos sombras que oscilan como dobles disolutos... sombras de la memoria.

AL CAMARADA LE SUDAN LAS MANOS

A saber quién es el valiente que pone hoy
en tus labios la palabra
ternura ternura ternura.
Hoy, que podría ser el último día
o si no, el día qe levanta la tapa de los sesos
al que atienda, tal vez exagere.
Hoy, cuando alguien temeroso dispondrá
que dulcifique el poema, que dobles
tus manos como si no tuvieran sosiego,
que habrá que postergar la vida unos minutos.
Esa música que hace alborotar
si uno se esmera, ese silencio gris
que sacude tus miembros para no despreciarlos,
nos buscarán en la noche
y aquel tahúr de antaño recogerá tu saliva.
Porque llega el niño con su torpedero
de cartón a partir la memoria
en tres mitades, tú creces hacia atrás, tú
reúnes los amargos requisitos del enfermo,
tu boca solamente sangra.
Asimismo has mirado en los libros
donde no cabe la congoja, allí tu voz
se desvanece en un tazón de leche fría,
te arde sin preguntar la médula que falta.
Hoy, cuando de nada sirve haber venido,
y te refugias en el escondite contiguo,
y consientes después de bostezar,
y bendices tu rostro, que es el rostro
del que carecía tu colección de angustias.
Cerca de ti se recrudece el estruendo,
música negra, música del diablo, morfemas
que arroja el desocupado a las vecinas.
Púrpura para trasnochadores.
...

así son sus versos siempre en mí, versos púrpura que dan la luz en mis noches... música que engancha por los adentros haciendo que algo vibre en mí, música negra que llama a la emoción, al emovere latino: a moverse, que alborota mis anquilosados miembros occidentales, y me hace crecer hacia dentro, hacia lo oscuro, el territorio denostado que me enculturaron los que mienten como mienten sus neones
...

MUCHEDUMBRES

Las palabras no describen el pesar
que nos aterra, es como si quisiesen descubrir
lejos de nosotros nuestra desmesura, así
nos hallamos un atardecer
ante el espejo que no refleja sino la sombra
de una sombra que bien podría asemejarse
a esto que ahora podría ser que somos,
un cuerpo aborrecible
o el envoltorio desempolvado de un tapir.
Ya ves que desde un principio
se desvanecen tus euforias por momentos
de miserias, no en vano dilucidas
escenas donde el temblor consideraba
ser menos cortés
que carterista, que loco cómitre en la niebla.
Cada vez que se asoma a la terraza
el rencor, cada vez que mira
bajo su desnudez y confirma que hay pus
y secretos, y techados de lata y una lluvia
formidable como la enfermedad que extrañas,
algo se trastorna de súbito.
Por supuesto, también hoy se manifiestan
los cobardes,
banderas y alaridos igual que cada sábado,
guarda como grAznar minuciosamente:
suyo será el reino de los cienos,
son hermanos de sangre de la barbaridad,
ya sabes, lo que a ti
más te divierte cuando los oyes gritar
viva cristo rey, viva la hostia puta.
Por eso decía que las palabras transcurren
conforme a tu desolación, se acercan a tu cuello
y te arañan cual muchacha, sí, sí, encantadora.
 
...

reflejos de la sombra de una sombra que el poeta no olvida y al no hacerlo nos recuerda que, si recorremos el camino sin nosotros, el cómitre con su látigo nos regresa a los tiempos de galeras en los que... adivina si quieres quiénes son los forzados en este reino de los cienos...

AHÍ HAY UN HOMBRE QUE DICE ALGO

Ya sabes que nadie querrá ver
el legítimo rostro del culpable, basta
con ocultar bajo tu abrigo un muñeco
de latón y un caramelo.
Ya sabes que nadie querrá ver
el deteriro causado por la lucha, baste
una llaga irrisoria para alcanzar la dimensión
de la catástrofe.
(...)

sigue leyendo en:

Música para torpes. Luis Miguel Rabanal en Baile del Sol.
Lo puedes adquirir en Paquebote.com (entra en este agujerito en la niebla)


siempre amanece con tus versos, LM
...

* Aguzo: En llingua llïonesa: Palo seco de la urz (arbusto de madera dura y raíces resistentes, con hojas escamosas y flores en racimo, de colores blancos y morados: brezo), y servía para alumbrar.

No hay comentarios: