Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

miércoles, 1 de febrero de 2012

La Niebla cumple/ Velpister: Suite Cola para Genocidio.

Puede que la vida, lo que somos capaces de aprehender de ella, sea un bucle, una variación que cada uno ha de hacer antes de regresar al pentagrama en donde sólo seremos una nota más, vacía o no, de un réquiem. Puede que todo esté conectado, que no seamos capaces de cuantificar la esencia que todo lo relaciona, que seamos meros interpretes de un algo del que no recordamos cómo desgajarnos, al menos para intentar coger la distancia necesaria para interpretarlo... y que el Arte sea el único medio del que todavía disponemos para desentrañarlo. Yo, así lo creo. Creo en la magia del Arte que activa en nosotros arquetipos, que no impone ni mediatiza, que es un punto de vista que complementa otros puntos de vista que también beben de la fuente ignota.

Podemos perder miles de vidas intentando ofrecer una visión, siempre parcial, de esa esencia que percibimos entre las grietas de una realidad, una de ellas, que por pacto u obligación impuesta, asumimos al adocernarnos con su doctrina o al luchar contra ella.
Al observar las grietas de esa realidad, desde dentro de nosotros y desde fuera, jugando con la falacia, para entendernos, que lo que está fuera de nosotros no parte de nosotros mismos, cosa en la que no creo, pues es mi parecer que todo lo que creemos percibir parte de nosotros mismos y, por ende, sólo la visión interna es lo que prevalece en la creación, y que si queremos cambiar algo fuera lo hemos de transmutar primero en nuestro interior, asumiendo, que decía, que los contrarios no forman parte de la misma cosa, lo cual sería negar la Niebla, las gradaciones, los interludios, los silencios, el universo, y entraríamos en el pensamiento cientifista que gangrena nuestra sociedad, nos posicionaríamos como lo que somos, unos títeres de culo abierto y manipulable, de cuencas vacías, con gadgets en los ojos, cámaras que todo lo registran pero nada interpretan, sin punto de vista, así nos quieren, sin capacidad de asombro al observar las grietas de esa realidad, cuestionarla al editar nuestra propia película, ahondar en ella y despertar en nosotros ese impulso que es energía que nace del vacío y, así, al contemplar las grietas de esa realidad, crear.

Hoy, más que en ninguna otra época en la historia que nos han contado, es necesario el Arte. Y si me veo en el embrollo de intentar definir algo que ha perdido como todo en este mundo la esencia, entre otras razones por repetir la mentira hasta que la mentira es cierta para los bodoques del ávido consumo de novedades, si he de adjetivar, castrar, he de  definirlo como el Arte sucio, pues no concibo Arte que no sea desgarro, no se trata de hacer un retoque con una herramienta informática, para eso están los políticos y sus juegos de apariencias, hay que dejarse las entrañas, lo que quede de ellas, y si dicen las corporaciones al diseccionarnos en un laboratorio que sólo tenemos mierda, pues nuestra mierda, la que no somos capaces de digerir y la que sí, el alma en cada verso, el hígado en cada trazo, los intestinos anudados que son notas que no se olvidan, los cojones en la palabra, los ovarios sobre el papel, el culo sobre el lienzo, metáfora sublime de las grietas, como espejo donde se refleja nuestra sociedad, la que quieren maquillar los restauradores del sistema, los que son llamados artistas por sus dueños, los que sólo son y al serlo emponzoñan el digno oficio del albañil a los que denostan en los palacios a los que aspiran al venderse. Chupabajoshediondospurulentos no, no sois Arte.

Ha de llegar el día en que las palabras recuperen su significado, su esencia simbólica. Espero el fin de los decorados. Espero entre bambalinas. Donde se cuece la vida. Las máscaras van a caer por su propio peso o guillotinadas. Por eso busco en mí y admiro a quienes poseen la palabra que incendia. Son los portadores de la llama original, esa que nos ha de alumbrar cuando ahondemos en las grietas y desgarremos el decorado. Lo quememos.


Nadie a salvo, parte del título del libro de David González, le escucho en una entrevista que le han hecho en Jérez, lo hago desde el blog de Velpister. Nadie a salvo. En ella, David cita a un cantaor que ha conocido la noche anterior, José de los Camarones, que dice que los "artistas somos seres incivilizados". Y en un bucle nacido desde el blog de Velpister a través de David González citando al cantaor José de los Camarones, al escuchar esa frase pienso en Velpister, pues hablo de Velpister, ¿sabes? Pero puedo estar pensando, por ejemplo, en Céline... O hablo de Céline pensando en Velpister... La esencia es la misma. La manera de exteriorizar el desgarro, el Arte, no.

Y hablo de y pienso en Velpister porque hace ya un tiempo que me ofreció una obra suya para sortear en el aniversario de la Niebla, dicho con sus palabras: un DVD de coleccionista de esta obra cuya portada es una pequeña obra pictórica original y exclusiva para el comprador, que será un óleo sobre tabla y pequeño formato (20x20) que realizaré según vayan siendo encargadas cuidadosamente preparado cual si fuese una obra de mayor formato para garantizar su durabilidad y debidamente firmado por el artista, que soy yo. Esta primera tirada estará limitada a 100 ejemplares debidamente numerados. Su precio es de 100 euros más gastos de envío. 

En el dvd incluiré, además, otras piezas musicoplastidramáticas que forman parte del espectáculo "el telón pisoteado", es decir, cuentos leídos y acompañados simultáneamente al piano por mi, con mis cuadros y dibujos.

Y pienso que Velpister, ese artista incivilizado pues no se adhiere a la única visión que nos imponen los llamados mercados, los dioses castigadores de la modernidad que doblegan hasta al papa, es un Artista que tiene la virtud de poder ofrecernos diferentes puntos de vista de las grietas del decorado en uno solo. Nos ofrece una obra única y original. Sin valor cuantificable, pero que él valora, pues nos movemos en esta realidad, y dejando bien claro en su blog que postula el comercio justo, en 100 euros. Y si seguimos con el lenguaje de esta realidad, yo te digo que en breve, valdrá mucho más.

Poeta. Pintor. Compositor e intérprete avezado. Narrador. Agitador. Artista.


Velpister, nacido de la mezcla, como síntesis de las Artes. Porta en su mirada la llama, la expande en todo lo que crea. La variación de su vida es Arte. Todo lo impregna con Arte, hasta su polla es pincel y cuadro, según él, cuando se la agarra con sus manos llenas de pintura. Irreverente y provocador. Minucioso e infatigable. Ácido e iconoclasta. Referente vivo de lo que nunca podrán extirpar. Grito y desgarro.


Velpister os regala esta obra a través de la Niebla. Para ello plantea una cuestión y quien la acierte entrará en el sorteo de esto que en este agujerito en la Niebla como bucle que es os ofrece:


La pregunta es: -¿qué motivó a Velpister a hacer esta obra? 

creo que el calibre de lo ofrecido por el autor merece que os lo curréis sin ayuda... bueno, la respuesta la podéis encontrar en las partes que componen la tragedia, que podéis videar en el anterior enlace, escuchando y leyendo la Suite Cola para Genocidio.

Si os hace, dejad un comentario en esta entrada con la respuesta correcta y vuestro nombre y una dirección postal (sólo yo tendré acceso al comentario) o me escribís a xenvinalia@yahoo.es. 


como vengo repitiendo y asquerosamente dolido, sólo puedo atender a quienes vivan en este erial llamado españa, pues no tengo dinero para afrontar los gastos de envío.

sin más, os dejo con Velpister:


No hay comentarios: