Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

lunes, 25 de julio de 2011

La Niebla cumple en 2011/Luis Miguel Rabanal




apuntes en el desvelo, escrutando en tu libro el final de la noche:

Podría conjeturar alguna cosa acerca de la obra de Luis Miguel Rabanal... pero eso es un sueño que deseo soñar más adelante, cuando algo en mí adquiera el suficiente bagaje, esas cosas internas, del alma para unos, o neuronas para los que quieren diseccionarla a través del tubo ese que te devuelve un reflejo amplificado de lo aprehendido, intentando adentrarse en ese único refugio que nos queda en esta era virtual en la que ya no vivimos y, si acaso alguien lo ha conseguido, el vivir, sus palabras algún día serán como las de Luis Miguel Rabanal, como los reflejos en una visión de espejo, quizá fragmentado, ya fragmentado, en donde las imágenes son como chispas que captan nuestras neuronas espejo, que sin conocer saben percibir la imagen primigenia, y captan la sombra del eco de un paso que partió y otro que regresa siempre, como tornado anclado en el cruce de caminos, en el preciso instante en el que todo se rompe, y el espejo lacaniano cae al suelo de una infancia ya fragmentada en la memoria, yendo un paso más allá, como el paso que es de un conquistador de territorios ignotos, hasta llegar a ese terrible y magnífico instante en el que el puzzle se acaba, se vislumbra la imagen perfecta... y, al irse, se disgrega de nuevo en mil trozos que, al caer, conforman una sombra ya ajena, dolorosamente ajena, como asomarse a un abismo insalvable, abismo de reflejos, un territorio cercano y lejano, esa es la imagen que capta mi neurona espejo de tu palabra, el reflejo amplificado por otro reflejo en un juego de espejos rotos en la quietud del instante eterno, allí donde unas palabras murieron al nacer un grito que el olvido no cura... pues ya te sabes dentro de un territorio, encarcelado en el fragmento de azogue, y te ves reflejado en un mundo de luces y sombras condenadas a encontrarse sólo en el reflejo: en la mente de quien te lee, LM.

DISEÑO Y COORDINACIÓN: GREGORIO FERNÁNDEZ CASTAÑÓN, imágenes sacadas de su blog, aquí.

Siempre que te leo, LM, me voy muy adentro, tanto que sin la guía de tu verbo me perdería... Y siempre que hago esa especie de puenting bien amarrado a tus palabras que me lanzan a los abismos y me regresan, me traigo de mí una perla oscura que me regala fuerza para seguir escudriñando esta Niebla: me impeles a sacudir de mí la palabra descreída del presente, y, al rebuscar en la piérgula de mi mente la palabra olvidada en la sombra, hallar de mí fragmentos con los que seguir emborronando el papel de ese tiempo en el que no estuve.



CARTA BLANCA A LUIS MIGUEL RABANAL
Palabras para la presentación de FANTASÍA DEL CUERPO POSTRADO

 QUERIDO LUIS MIGUEL:
Hace tiempo que he acabado por saber que un poeta es alguien que consigue tener por fin nada más ojos, oído interno y memoria. Es decir, mirada, avisos soñolientos y pensamiento resonante. Todo lo demás puede ser accidental a la hora de jugarse la vida en un poema. Y cada vez que me acerco a ti, a tu mundo poético, me parece que estoy ante una de esas criaturas maravillosas de la vida elemental que son capaces de sostener el mundo desde la invisibilidad. Eso eres tú para mí: alguien que entrega poemas desde una quietud que parece no afectar –pero eso no es así- al orden del mundo. Siempre me ha parecido que quienes pasan por la vida haciendo un programa de visajes y aspavientos se queman en su propio viento histriónico. En este país ruidoso donde la bruta altisonancia marca el compás de toda relación tú destilas palabras que no parecen casi ni sonar en el goteo exigente de tus poemas. Así, frente a esa otra galería de gestos y codazos destemplados, impones ya otra manera de estar desde tu imagen, desde esa fotografía de Amando Casado –ya para nosotros, tus lectores, un icono inquietante lleno de penumbra y de una suerte de recriminación abstracta, como si te asomaras por detrás de una puerta que da al misterio y nos dijeras a todos: “Pero, ¿por qué os agitáis tanto?”– y también desde tu existencia –iba a decir desde tu resistencia– disuelta en puro poema. Es la manera de quien hace de las palabras su propia visibilidad. La única manera de vivir de un poeta.

sigue leyendo estas palabras de Tomás sánchez Santiago, aquí

en un bucle de Niebla, puedes leer las palabras que Luis Miguel Rabanal escribió para la presentación del libro, la foto de arriba en donde está con Tomás Sánchez Santiago, Javier Menéndez Llamazares y Gregorio Fernández Castañón.

¿Quieres este libro? Libro mimado en su edición, acorde con su contenido de palabras que son imágenes, como en alguna parte leí y parafraseando: una radiografía de la conciencia por Luis Miguel Rabanal a la palabra y Juan Carlos Mestre a la imagen...

Pues contesta a esta sencilla pregunta:

¿Qué significado tiene OLLEIR en la obra de Luis Miguel Rabanal?



Ya sabes: escribe un comentario en esta entrada con tu respuesta y una dirección de correo electrónico en la que ponerme en contacto contigo. Si es correcta, entrarás en el sorteo.


No hay comentarios: