Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

jueves, 3 de diciembre de 2009

Fragmento de Pepe Pereza

Pido un café a la camarera. Ella se vuelve hacia la cafetera y aprovecho para darle un libidinoso repaso. Es preciosa. Un anciano que está a mi lado tomando una copa de vino me dice: Si yo tuviera tu edad, ten por seguro que al final del día esa mujer estaría en mis brazos. Le creo. La joven me trae el café. El anciano se dirige a ella y adoptando una pose de galán de la vieja escuela le pregunta: ¿Qué tengo que hacer para que te cases conmigo? La camarera se ruboriza. Antes de que ella pueda contestar él se anticipa y le dice: No me respondas, ya pensaré yo en algo. Dicho esto, deja un billete de cinco euros sobre la barra, señala mi bebida y la suya y se dirige a la salida, no sin antes guiñarme un ojo. La camarera aún ruborizada recoge el billete y se aparta para dejarlo en la caja registradora. Decido lanzarme y cuando vuelve a pasar por mi lado le digo: ¿Te gustaría tomar algo conmigo cuando termines con el trabajo? Me responde que tiene novio y se aleja para atender a un nuevo cliente. Seguro que al anciano le hubiera dicho que sí.

Pepe Pereza, extraído de Asperezas

vamos a dejarnos de ostias en vinagre y de la metafísica troglodita donde se esconden los miedos de siempre ante el impacto de lo novedoso en los egos...

unos y otros, todos, nos aprovechamos de esta herramienta... los hay que han crecido en los blogs y sólo uno de ellos lo reconoce pues está creciendo... pero aprovechan para quitarse caspas molestas de los hombros... los hay que van de estrellas egotistas caídas en el moco fácil con síndrome de Juana de Arco... los que lavan ropas en casa ajena pero guardan muy bien la suya... y aquellos que temen quedarse sin ropa porque se la cuelgan en la calle...

hay de todo aquí, tú...

pero también existe muy poca gente que trabaja en el silencio y nos deleita con su obra... que abre un hueco a todos y para todos tiene una palabra... que se recorre muchos kilómetros para rellenar huecos en presentaciones ajenas, tanto de autores como de editoriales...

que está de vuelta de demasiadas cosas, entre ellas de egos, y, por eso, puede empezar a hablar desde la distancia de ser y saber... de ser y saber ser un escritor como pocos hay y ha habido...

que nos ha regalado su saber en sus escritos colgándolos gratis en internet, qué facil es... será gilipollas... hablamos de todo profusamente, podemos darnos de hostias por tonterías que se arreglan en juzgados si quieres sin tanto cante al jondo del gallinero, todo tiene un medida, ha de empezar por uno mismo y sí, existe gente que no tiene medida... pero tanto unos como otros somos lo que somos gracias a esto... no lo olvidemos, si somos algo...

quizá debería volver la época del sello reciclado para que nos diésemos cuenta de todo lo que tenemos... de quién se lo curra de verdad pues el corta pega de aquella necesita de tijeras y manos...

bulle la olla mientras los de siempre miran a ver cómo va el guiso que se van a jalar...

y mientras tanto, un escritor sin más apelativos, anda buscando editor y es rechazado en todas partes...

¿Podemos echarle un cable a quien tanto nos ha dado desde el silencio y gratis o vamos a seguir en lo mismo?

haciendo amigos me-ando, ya ves...





2 comentarios:

David dijo...

De nada (la recomendación). Ese libro e Hilos, deben estar íntimamente ligados. Yo pedí los dos al mismo tiempo.
Y, por cierto, me apunto también la tuya. La de Pepe (aunque ya la conocía). Pondré algo en mi blog. Pedazo de prosa...
Un abrazo,

David

pepe pereza dijo...

Alfonso, tío, me dejas sin palabras. Te escribire un email en cuanto pase el fin de semana y te dare todas las gracias que te mereces por todo lo que haces por mí. LO dicho, sin palabras.
Un abrazo.