Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

jueves, 19 de noviembre de 2009

La vida de un artista en España/Velpister

Velpister rajando el cuadro ÁRBOL
foto extraída de su blog

José Angel Barrueco, a quien sigo en su blog desde hace algún tiempo, publicaba un magnífico artículo sobre la precariedad de los escritores en este país. Se puede leer aquí. o si preferís aquí.

Yo añadiré más, todos los que nos dedicamos a las artes en general, los que nos dedicamos de manera activa, entregada y de lleno, sabemos que de esto es muy difícil vivir. Me gustaría hacer una serie de consideraciones a nivel personal. Yo soy lo que se podría llamar un artista multidisciplinar. Entre otras cosas soy artista plástico. El pintor de toda la vida. También soy pianista, compositor y escritor. Lo dicho, artista multidisciplinar. En todo me ha ido mal, siempre mal, mal... Creo que la prueba de que se es un verdadero artista, independientemente de la calidad de la obra, es precisamente el continuar, el no desfallecer, el permanecer ante el fracaso.


Comentaba Barrueco las penurias de los escritores, tenemos su propio ejemplo, después de muchos años escribiendo a diario para un periódico determinado, le dijeron que si quería continuar lo podía hacer, pero sin cobrar (¿?). Podéis leer ese artículo pinchando aquí. También nos ponía el ejemplo de David González. Siempre he pensado que de todos los artistas, el más arrastrado es el poeta. Ahí lo tenemos, siempre adelante, jodido pero escribiendo nuevos versos, para el bien de todos.


Y aquí está el principal motivo de este texto. Para el bien de todos. Vivimos en un país en donde no se valora el arte ni a los artistas. Hablo, evidentemente, de los artistas a los que me refería más arriba. Es un país curioso, porque a pesar de todo le gusta presumir de sus creadores, de sus escritores, pintores, músicos, etc. Se llenan la boca esos patriotas que hablan de aquellos que llevan el espíritu de España por el mundo… Yo tengo ascendencia nórdica, es decir, de alguno de los países más civilizados del planeta. Concretamente de Dinamarca. Allí ocurre una cosa muy curiosa, u ocurría, no estoy al corriente de la actualidad con la crisis etc. En Dinamarca se cuida a sus artistas, da igual de qué tipo, ya sean pintores, escritores, escultores, poetas, etc. todos pueden acceder a una subvención mensual que te permite llevar a cabo tu actividad artística con un mínimo de ingresos mensuales que te garantizan lo básico, es decir casa y comida, con posibilidades de ahorro. ¿Por qué? Se preguntará alguno, ¿Por qué? Protestará algún otro (algún mezquino sin lugar a dudas). Porque el valor de un país se mide por muchas cosas, entre ellas por su cultura y su arte. Porque el arte redime al ser humano, no tengo dudas, cuando se lamentan de sus miserias siempre están allí los artistas para su consuelo: una poesía, un cuadro, una canción, un novela, una película…


Lo único que han de hacer esos artistas que reciben la subvención es demostrar que han trabajado en su compromiso artístico, es decir, demostrar mediante exposiciones, publicaciones de cualquier tipo, proyectos presentados, etc.


En España ocurren cosas diversas. En primer lugar, es muy extraño que alguien apueste por un desconocido, no digamos si este ya tiene cierta edad, o no tiene un currículum plagado de premios o cursos que, claro está, son carísimos y los artistas arrastrados no podemos pagar. Hasta hace poco tenía contratada una exposición en una galería privada, nada del otro mundo, pero siempre existe la posibilidad de que a alguien le guste tu obra o lo que haces. Lo apalabré en verano con el galerista, me dijo que tendría que pagar entre 80 o 150 Euros para hacer unos trípticos. En principio, como era para Enero de 2010 pensé que tendría el dinero sin demasiado problema, pero por si acaso le comenté que quizás pasaría de los trípticos. El otro día le mandé un mail para recordarle el tema y ¡Sorpresa! Me contestó que tendría que pagar 400 Euros. Lo triste es que le había propuesto uno o varios recitales pianísticos con un piano que yo podría conseguir y recitales de poesía mías y con otros poetas, e incluso una sesión de vídeo poemas, todo sin ningún cargo para él. Esto le daría una publicidad en los periódicos… Nada que hacer. Tuve que anularlo. ¿Pagar? Seguramente si fuese un pintor reconocido no me cobraría, o yo no iría a su galería poco importante. A lo largo de estos años he ido vendiendo algún cuadro, a precios tan bajos que casi los he regalado. Mi última andanza plástica se dio en el grupo artístico llamado Kabaret Insolente. Parecía muy interesante, pero resultó que una persona se erigió en líder o guía generacional, en una especie de André Bretón de pacotilla, un auténtico gilipollas con aires de grandeza que provocó la espantada de todos sus miembros, quedándose solo y recitando sus teorías estúpidas al cielo. Le dediqué mucho tiempo y esfuerzo para nada. Lo que quiero decir con toda esta llorada es que después de tantos años intentando exponer en diferentes sitios sin éxito, me he despreocupado casi por completo de esta cuestión, no de pintar, sino de buscar dónde exponer. Por último una sola cuestión más al respecto. Ni siquiera entre los blogueros se le da demasiada importancia, he de decir, a los artistas plásticos. A nadie se le ocurriría coger un texto de algún blog y pegarlo en el suyo sin poner el nombre del escritor, a no ser que plagie. Pero veo muchos casos de pinturas, dibujos y fotografías que encabezan textos, siendo bastante raro que pongan el autor de las mismas, ni siquiera un enlace para ver el blog de origen.


En lo que se refiere a la música, he acompañado durante años a poetas en sus recitales, sin cobrar ni un duro. Cierto es que ellos tampoco cobraban. También he dado recitales como solista sin cobrar, siempre pensando en que serviría para algo. En dos ocasiones realicé dos funciones multidisciplinares de gran envergadura, organizándolas y dirigiéndolas junto a otra persona cuyo nombre he decidido que nunca jamás escribiré a no ser que no tenga más remedio por imperativo legal o demás. Trabajé en el proyecto durante dos años, al final lo único que conseguí fueron 300 Euros por función y la prohibición expresa de esta persona de que me pusiese como director en mi currículum.


La cuestión es tan complicada que no tengo más remedio que presentarme a las oposiciones de piano del Conservatorio. Uno que no sepa de esto puede pensar que no está mal. Yo, que conozco el percal, os diré que el ambiente artístico de un Conservatorio (Al menos en Galicia), es nulo. El profesor es el dueño del alumno, lo posee y refleja en él todas sus frustraciones. El odio extremo es la motivación del cuerpo de profesores. Las envidias, las rencillas, la poca preparación. Todo se transmite a sus alumnos, los cuales serán en un futuro profesores de esos conservatorios.


En definitiva, es realmente difícil salir adelante dedicándose en exclusiva al arte en este puto país.


Pues eso.
Velpister (agujerito son la ostia los cuadros que intercambiaste por las palabras de V. en la Niebla)

...

5 comentarios:

pepe pereza dijo...

Dimelo a mí que fuí actor durante más de quince años.
Un abrazo Xen y otro para Velpister

xen dijo...

me parece muy buena idea el que la peña hable, pues parece que estamos aquí puestos por el ayuntamiento... todo el mundo lanza piedras pero no quieren saber nada del trabajo y el esfuerzo y, ante todo, el aguante que hay que tener para dedicar tu vida a algo que no te da rédito... quizá es que estamos hechos de una pasta especial y ellos lo saben, por ello odian a muerte a los artistas y, si los tienen a mano, los intentan apalear...
Es bueno que la peña hable, es bueno que tú, Pepe, hables... pues quien tiene algo que enseñar nunca debería callarse... Y Velpister y tú, en este caso, podéis y debéis hablar... Y que se jodan los gregarios...
Un fuerte abrazo
...

xen dijo...

uppppssss, o cojones.... que se me olvidó poner la cabecera al post y puede llegar a creerse que lo escribo yo, aunque, si tuviese la trayectoria de Velpister, lo cual no quita para que esté de acuerdo con todas sus palabras aú no teniéndola, decía, lo hubiese escrito yo... no sé si me explico... Perdón...

VELPISTER dijo...

gracias Xen, no te he escrito antes porque suelo estar desconectado casi siempre.
Completamente de acuerdo, hay que hablar, hay que mojarse.
abrazo colega.

Vicente Muñoz Álvarez dijo...

así es la cosa, Peter, ya te digo...

descorazonador & tremendo.

pero seguimos peleando:

v