Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

lunes, 31 de agosto de 2009

Luis Miguel Rabanal

Grumos


Precisan tus cuidados, se les ofrece únicamente socorro, el sarpullido se produce cuando es perentoria la mano. Quieren el literal peso de la infamia, el color por descifrar que se agita a lo largo de tantos desvelos, si hasta eres insólita. Apenas dos veces, el resto abulta en otra magnitud y se les abre el camino, no pasen más hambre que un día caprichoso con la que extrañan. Mi amor, le ruegan, le abrasan la boca cuando es lento el fervor y ya no toca nada, se duerme, es baba de baba que el enjambre gotea, incesto que la sangre relega con suma facilidad y no estás para empaparlo. Impropio quien domestica su deseo con tu lengua merced a gemidos, espléndida mañana cerca de ti, mi amor, que interrumpes la lección del desgaste: huesos para los perros del agua, mi cuerpo que es plural y espasmódico también para ellos. Rutina que se anuncia en las notas que nadie va a leer en la ducha de A. O si no, conserva el olisbo de nácar que no te pertenece. Por fin.


Extraído de Más palabras para olvidar


Falta muy poco para que el Eulogio, como coloquialmente conocemos al personaje de el :Elogio del proxeneta, Ediciones Escalera, 2009, (agujerito en la niebla), salga de su retiro veraniego y empiece a liarla como él sabe... dejando ese sabor que sólo deja el buen orujo, la buena entrepierna, y la lectura una novela que te ha de enganchar por los bajos y altos...


No hay comentarios: