Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

lunes, 11 de mayo de 2009

Elogio del proxeneta/Luis Miguel Rabanal



15 de octubre

La dimensión necia de las cosas, esa servidumbre del pasado que llega a pedir las cuentas, a exigirme nombres del afecto y fechas desgastadas. Que viene con despecho a demostrarme el montante feroz de mi ridículo. Hale, me concedo perpetrar cualquier fechoría, incluso penetrar a Laura, si me permite, como antes. No es tarea fácil y lo sé, me cuesta horrores respirar, y hasta moverme, pero el amor se hace bien o no se hace. Para los rapacines dejo el no atreverse, el ahora no cabría, la falta de apetencia y las chorradas. El sexo, a más no poder el mío, es cuanto limita con la muerte, el dulce trance pernicioso. Me conformo con atisbar entre sus muslos y esperar sentado a que se hagan la luz, los jugos derivados, los extraños e íntimos toqueteos de Laurita, que confiesa no estar preparada aún por no sé qué señales desproporcionadas de su útero; atisbar su piel joven y exquisita y temblar con ella, de ella, sobre ella y a su lado, con la mano irremi­siblemente agarrotada, sin acariciar en absoluto la carne que amo con inverosímil arrebato. Que comparezca, si no, el personaje de las remotas vidas. Al fin y al cabo, en la enferme­dad el acercamiento se agradece. Igual me hace recordar travesuras hermosas sin nada de dolor, sin dobles palabras que enjuicien mi lúgubre postura ante la naturaleza degradante, sin improperios, o tal vez me sacie pronto y le confíe trucos. Mi memoria. Las señas de mis hijos. La gran escaramuza de... La botella vacía y el polvo llenándome la mesa de vegetaciones absurdas. La dimensión apolillada de las cosas, este apuro.

********

Laura me entretiene con un sonoro beso en los labios y sin lengua, dirige mis dedos a la oquedad de sus bragas blancas y me vocea al oído que otro día.

Luis Miguel Rabanal, Ediciones escalera (agujerito hacia donde tu cerebro hace piernas leyendo)


1 comentario:

Leo del Mar dijo...

Grande y grande: Rabanal.
Saludos.