Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

viernes, 27 de febrero de 2015

Luis Miguel Rabanal/Este cuento se ha acabado. Poesía reunida (2014-1977)

EL MENOSCABO 

Tendría que haber dado por supuesto el amor,
siquiera su dentellada más triste cuando el tiempo es un cárabo
amarillo que tose amargamente subido en una silla,
como cualquiera de nosotros.

A lo lejos se vislumbra una luz que nos hiere, una forma
del dolor semejante a la piedra arrojada por un chiquillo muy serio,
el niño que se estremece por haber sido zarandeado por el hada rubia
que alienta en los lunes odiosos de la vida.

Los adivinos han vuelto a enjugar tu sudor, pareces imbécil
mirando la suma delgadez de sus manos, la sombra asesina
que coexiste en aquella película insufrible y en esta farsa boba.

Ya no sabes quién fue, tu tiempo se ha borrado de pronto
y sus pechos los cortó el invierno, las heladas, la nieve derretida
en los tejados de Olleir, ya no sabes nada.
Si eres o no capaz y hace frío en tu frente de anciano,
y quisieras morirte entre sus muslos y su desmemoria perfecta.

Ya no recuerdas tampoco los quinqués que ardían
lo mismo que una aparición, ni la pésima suerte de quienes arrasan
el pasado con sus carros de heno repletos de cadáveres.
O era de azucenas, vete tú a saber.

Próxima a tu cuerpo una mujer vigila con descaro el aire que te ahoga.
Te peina los cabellos con rabia y desmesura, limpia
tu carne y nada es lo que parece, nada es lo que la noche trae
hasta tu sueño, ese precipicio que es insaciable y enorme como tú.
También la vida esconde su adivinanza cuando nos quiere gustar.

Se quita la blusa, nos muestra las caderas, bebe con nosotros
y entonces nos hacemos, casi con serenidad, a un lado.
Quién te iba a decir que la negra luz del espejo roto
podría abofetearte ahora mismo con solo quererlo. 

De La última vez (1998-2000)



En “Este cuento se ha acabado. Poesía reunida (2014-1977)”, Editorial Renacimiento, Col. Calle del Aire, Sevilla 2015. Frontispicio de Antonio Gamoneda. Prólogo de Tomás Sánchez Santiago. Epílogo de MJ Romero.

MUY PRONTO
...

miércoles, 25 de febrero de 2015

LISTEN LIKE THIEVES/J. Malone Miller: El hombre que mató a Michael Hutchence




La guadaña subvenciona gaviotas
en el filo de sus pupilas


Gaviota en Wikipedia es un ave lárida
detritívora con pico robusto y dientes
con complejos métodos de comunicación
y estructura social muy desarrollada


Será por eso que no hay buitres en derredor


Son las gaviotas al acecho de la carne cansada,
putrefacta de la Plaza Revolución


Inconscientes, a pesar de ser tan inteligentes,
−todo ello según Wikipedia−
del poder que atesora en su rabia
el ejército de muertos sin suelo donde ser
enterrados en la Plaza del 15 de Mayo


Se equivocaban los pregoneros del
Dios castigado con los brazos en cruz
hecho de plástico, vendido a modo
de recuerdo en la Plaza de San Pedro,
.........al decir que el alma se escapa
cuando vienen los gusanos



J. Malone Miller. El hombre que mató a Michael Hutchence. Ediciones Lupercalia, junio 2014. Traducción de Jorge M Molinero. Imagen de la portada: Jorge Lázaro.

Dice David González de este poemario:

Lo más parecido a este poemario, El hombre que mató a Michael Hutchence, de J. Malone Miller,  que yo recuerde haber leído es el poemario La máscara del mono, de la poeta y novelista australiana Dorothy Porter, que ella definía como novela negra en verso.  Eso es, en parte, este poemario: una narración en verso en la que los poemas son piezas de una historia y que al mismo tiempo funcionan como entidades individuales. Todo un acierto por parte de J. Malone Miller y, por qué no decirlo, también de su traductor, el poeta vallisoletano Jorge M Molinero. No puedo ni quiero desvelar más acerca de un poemario que se empieza a disfrutar ya desde el mismo texto que abre el libro. En definitiva: la palabra poética siempre encuentra, cuando tiene un poeta de raza detrás, nuevas formas de expresión.

La juventud del otro, blog de Jorge Molinero 

martes, 24 de febrero de 2015

Blues del psicópata (secundario)/apuntes

A nivel macrosocial, su papel es el de ser cáncer si la sociedad aún no está muerta... o gusanos o escarabajos si el cávader todavía está fresco. Suelen bregar para ocupar puestos de importancia social. Necesitan alimentarse del sufrimiento de sus víctimas.

A nivel micro, el tuyo y el mío, son como zombies sin alma... recuerdo que la primera película sobre zombies se titulaba así: La legión de los hombres sin alma.

Te los encuentras en todas partes hoy en día, son los heraldos del fin de una época, no tienen flores, sólo justifican su vida si fagocitan algo, algo de ti que envidian, algo que ellos no tuvieron, no quisieron tener, o un psicópata les robó y no quisieron recuperarse, se envuelven en su odio y acaban atacando a quienes le recuerdan eso que sajaron en sí mismos al vender su alma a una adicción emocional o psicológica. Algún día se sabrá el daño que los fármacos adocenadores o inhibidores han causado.

Han sufrido, sin duda, y mucho... pero no más que gente que no se queja todos los días y que ha intentado restañar sus heridas y avanzar, aún sangrando. Ellos, sin embargo, se quedan anclados en un tiempo de dolor y reabren constantemente la herida.

Suelen alardear de sus búsquedas espirituales, ya sean alternativas u oficiales. Mucha gente estudió psicología no para ayudar a otros... sí para intentar encontrar una solución a ese sufrimiento narcisista que les atenazó y todavía lo hace, sin afrontar nunca su parte oscura... disociados que nunca han osado, porque hay que ser osado e intentarlo, conocerse. 

Los demás deambulan de terapia con pestiño new age en terapia sacacuartos que los descoloca aún más ocultándoles lo que no quieren ver, la oscuridad, y su sonrisa de beato happy flower es preludio de la tormenta final: pedrisco de mierda estancada tras una almorrana, lo que son.

No lo dudes, siempre se acercarán a ti de buen rollo, con la máscara socialmente adecuada, y te bailarán el agua, comerán la oreja, y esperarán al momento de las confidencias, interpretarán tus palabras según sus intereses e incidirán en cualquier resquicio que encuentren para meterte sus dosis de mierda... con una sonrisa.

Tanto unos como otros, al no querer conocerse, son lo peor que le puede pasar a alguien a quien la vida zarandea y busca ayuda para salir de un tropiezo y levantarse: llegan directamente a una fosa séptica de la que, si lo hacen, salen trasmutados en más zombies que odian la vida y harán todo lo posible por exterminarla allí donde la huelan.

Son los peores, los psicópatas secundarios, pues todavía tienen conciencia y han elegido libremente ser como son. La vida me ha hecho así, he sido buena persona pero siempre vienen a por mí... ahora se van a enterar, no me vuelven a pisar... ahora piso yo. Todos los males, siempre, vienen de fuera. Ellos nunca han tenido nada que ver.

Si pueden morder a una víctima que, según ellos, tiene alguna característica que ellos sajaron de sí, o posee algo que envidian, no tiene por qué ser material, puede ser una amistad, un buen rollo, casi siempre eso que ellos son incapaces de sentir, pues siempre confunden la palabra "amor", sintomas de nuestros tiempos, con aditamentos externos... si pueden morder a una víctima sana, intentarán no soltarla hasta ver cumplidos sus objetivos: desacreditarla, separarla, hundirla... y quizá aparezca con su sonrisa falsa a ofrecer apoyo y asegurarse así, que ha logrado ganarte para la causa de los seres sin alma.

Siempre aprovechan momentos anímicos bajos. Poseen un radar especial para captar energías. Estudian a sus víctimas, puntos flacos, chorradas que no se hablan pero que sacadas de contexto son magnificadas, informaciones o actos insconscientes y sin malicia, preparando un escenario de teatro que refleje lo que quieren hacer ver... Todos tenemos esa mierda, pero ellos son especialistas en gestionarla según sus intereses, acumulando montoncitos de mierda que acaban separando e instaurando un puente de comunicación entre lo que han separado, puente de mierda que el psicópata secundario gestiona para sus intereses.

Nadie está libre de ser víctima de ellos. Por muy listo que te creas, si van a por ti, encontrarán un resquicio interno o externo para entrar e inocular su veneno. ¿Por qué? Porque eres un ser humano normal, y decir hoy en día "normal" es decir extraordinario... pues ya son plaga.

¿Qué hacer ante ellos?

Lo primero, aconsejan, es desenmascararlos. Pero para cuando lo hagas, ya la han liado e inoculado su mierda.

Marrones tenemos todos, y esos marrones hemos de gestionarlos nosotros, no permitir que nadie se postule como interlocutor y justifique su miserable vida haciendo de portador de noticias manipuladas.

Hacer lo que dicen que hacía Sócrates: 



Cuando ellos actúan, algo ya se ha roto. Por ello, pienso que es aconsejable, si todavía tenemos algo de conciencia, saber pedir perdón a la otra parte. Pues queramos o no, siempre entramos un algo en ese juego manipulador.

Dicho lo dicho en estos apuntes, tan sólo dejar por escrito que, si te has reconocido en algo de lo que aquí he apuntado y no eres un psicópata, puedes rectificar... va a ser doloroso y largo... pero  hasta que no lo hagas, no vuelvas a acercarte
...

sábado, 21 de febrero de 2015

Fracaso/Esteban Gutiérrez Gómez, Bacø



Sabes......muy bien
que no tienes valor,
que no lo deseas lo suficiente,
que tienes miedo 
a perder 
tu comodidad.

Sabes......muy bien
que buscas excusas
para seguir anclado en una realidad
que detestas,
pero que te va maleando,
convirtiéndote......en otro.

Sabes......además
que andas encorvado
porque llenas de arena......tus bolsillos
y lastras con piedras......tus pies.

Y sabes......sin ninguna duda
que no te gusta la vida que llevas
que no eres feliz......(pero tienes alguna esperanza)
que no dejarás de atormentarte
si te das la espalda
a ti mismo.

Sabes todo eso
y serás capaz de no vivir
....la vida que te gustaría,
....la vida que te llama a diario,
....la vida que sueñas, 
por no tener valor de romper con el pasado,
de salir desnudo al mundo
y caminar por la senda
que te dicta
el corazón.

Lo sabes
y prefieres seguir soñando
a tomar la decisión
y ser tú mismo.

Perdona mi crueldad,
pero pienso

que tienes

lo que......te mereces.

...

Dice Ana Vega de Ardimiento:

"Ardimiento es ante todo un ejemplo de exquisita edición de arte, junto a los poemas del autor aparecen las ilustraciones de Quino Romero Ruíz bajo un original, excepcional y cuidado diseño y maquetación de Rodrigo Córdoba. En esta obra encontramos una voz poética firme y contundente, sincera y en ocasiones extrema pues así lo exige la realidad, una voz que no teme narrar sin concesión alguna, sin hipocresía alguna; también cierta autopsia personal –sentimental y racional-, un análisis certero desde dentro hacia fuera y en sentido inverso, una conciencia ética que se manifiesta sobre el papel con toda rotundidad, una poética del hoy que establece un diálogo automático con el lector de igual a igual. Una poesía visceral pero lúcida, que muestra una reflexión pausada pero crítica, un equilibrio difícil de mantener y que sin embargo se acomoda con total seguridad a lo largo de todo el libro. Descubrimiento como lectora, descubrimiento como ser humano: reconocerse en lo leído y aplicar análisis y contenido, cuestionar y cuestionarnos. Una herramienta o modo de agitar conciencias o despertar. [...]Pocas, muy pocas veces se puede aplicar el calificativo fundamental que debería provocar la aparición de un libro, su origen, ninguna duda en decir alto y claro que en este caso nos encontramos ante esa rara avis, he aquí un libro necesario." 

Y yo mismo digo que en este poema recitado ante el espejo se resumen miles de páginas que, por ejemplo las mías, se han escrito. 
Lleva varios meses como mi libro nocturno, sobre mi almohada prestada y viajera, al lado, siempre, del Livro do desassossego
... 

Bacovicius

zoográfico

viernes, 20 de febrero de 2015

Regresiones/Vicente Muñoz Álvarez



Nos dice V en su blog, en una entrada que titula acertadamente: Black Hole:
pesa estos días la mirada y pesa la cabeza y el estómago y pesa el corazón... pesan los ojos, la sangre, la vida, la esperanza, los malos tragos, los fracasos y los desengaños, pesa la conciencia, pesan las manos, las piernas y los pies, el pasado y el presente, pesan los semáforos, las paredes de esta casa, los huesos de este cuerpo, los recuerdos, pesa dormir y estar despierto, comer, salir, respirar, ir y venir, sobrevivir, la luz de la nevera y la pantalla del ordenador, pesa el cerebro, pesan las lágrimas, la autovía, los camiones, la gente, los bares, el asfalto, las moles de hormigón, pesan los versos, las palabras, los libros, los cuadernos, pesa la lluvia y la nieve y la ventisca y el aire y el sol... pesan las pérdidas, pesan las vísceras... y el corazón... 

Y yo pienso que es necesario poner escalones a la memoria que es pendiente por donde, llegados a un punto de nuestra vida, una parte de nosotros se desliza y se pierde en la niebla de los recuerdos.
Escalones o listones de madera claveteados que nos permitan regresar a este futuro en el que vivimos y que nunca nos permitimos soñar. Pues a veces es necesario retroceder en esa pendiente para coger carrerilla y seguir el camino solitario del ascenso... acercarse a ese lugar que todo lo engulle, otear los nervios del holograma, asomarse a ese agujero negro que sabemos que es el principio y el final, los límites de la locura, lo desconocido en donde nuestras palabras son escritas en espirales que salen o desembocan en ese vacío que todo lo sume, todo lo expulsa... ese es el trabajo de la memoria. Y ese es el trabajo que nos presenta Vicente Muñoz Álvarez en Regresiones.

Cuando nos asomamos al vacío, como muy bien sabía Nietzche, el vacío se asoma en nosotros. Y la única manera de conjurarlo que conozco es escribiendo, lo que hace y muy bien V. Considero que ese diálogo con la memoria exorciza, aun en los breves instantes que dura lo que llamamos nuestra vida, ese abismo que parece reclamarnos y lo transforma en agujero de gusano que nos puede llevar a darle a nuestro presente otra dimensión. Y esa otra dimensión es levantar la vista y seguir caminando hecho el pacto alquímico con nosotros mismos: Soy esto porque vengo de Esto y Éstas han sido las circunstancias que Me han traído hasta aquí y agradezco, doy nombre-nomino, a quienes me han acompañado hasta aquí y a los que eligieron otros cruces de caminos y se perdieron en la niebla.

Todos están en la memoria de un tiempo imprescindible para entender qué somos hoy.

Creo que eso es lo que hace Vicente con Regresiones: mirar al futuro.

Y es necesario que los demás lo hagamos. 
...

REGRESIONES 

de Vicente Muñoz Álvarez

  Book Trailer del libro
por Vel Pister



En todos nuestros puntos de venta




Y muy especialmente en León, en las siguientes librerías:



Artemis Librería • C/ Villa Benavente, 17 
Elektra Comics • C/ Comandante Zorita nº 4 
Librería Galatea • C/ de la Sierra Pambley, 1 
Librería Signos • Plaza República Argentina, 1 • en Ponferrada

http://www.edicioneslupercalia.com/


Mi vida en la penumbra, blog de Vicente Muñoz Álvarez