Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

viernes, 24 de junio de 2016

the jinglis cut_42

he de ser más blanco, más puro
ellos siempre han marcado tendencia, son los adelantados de todos los tiempos, ellos inventaron el trending topic, el lenguaje que nos mueve, siempre han sido los más listos
las ratas del barco que se han bebido toda la barra y dejan la cuenta

pendiente

para que la paguemos los de siempre
los últimos en llegar
los que bebemos de sus vomitonas
y las pagamos con oro

pues las barras son suyas
y no libras

sigue el rastro del conejo blanco
que sale de su chistera
mientras te acaban de dejar
sin blanca
sigue el rastro del dinero
hacia su city, paraíso
pirata:
las barras
son suyas

y nada, tú sigue bailando al son de su música
pop pop pop
las estrellas también son suyas
mientras estallan las burbujas de tus bolsillos
y sólo preocúpate
como yo
en blanquear tu ojete
no sea que te confundan
y  
vean en esa piel más oscura
el rastro de la mierda
inmigrante que eres
y no disfruten al darte por el culo
como seguirán haciendo
desde dentro o desde fuera

pues las barras

y las estrellas

son suyas
... 

y recuerda
ya que siempre van por delante:
los tratados transnacionales
tb son transeuropeos
todo tan trans
génico
para darnos y bien
por nuestro blanco
ojel
...
menos mal que nos queda la merkel
con su strapon grasiento
mirándonos el culete
...


Túmulo de circunstancias/Poema de Gsús Bonilla


lunes, 20 de junio de 2016

La historia de un duro hijo de puta/ Charles Bukowski

Llegó a mi puerta una noche, mojado, flaco, golpeado y aterrado
un gato blanco, bizco y sin cola
Me lo llevé dentro y le di de comer, y se quedó
Cogió confianza en mí, hasta que un amigo subió la rampa del garaje
y lo atropelló
Llevé lo que quedaba de él al veterinario, que dijo:
“No tiene muchas posibilidades… dale estas pastillas…
su columna está rota; ya lo estaba antes, pero de alguna manera
se arregló, si vive nunca caminará; mira estas radiografías,
lo han disparado, mira aquí, los perdigones aún están ahí…
Además, una vez tuvo cola, pero alguien se la cortó…”.
Volví con el gato, era un verano caluroso, uno de los más
calientes en décadas, lo puse en el suelo del baño,
le di agua y las pastillas, no comía, ni siquiera tocaba el agua.
Mojaba mi dedo en ella y le humedecía la boca, y le hablaba,
no me iba a ninguna parte, pasaba mucho tiempo en el baño
y le hablaba, y lo tocaba suavemente, y él me miraba
con esos ojos azules claros y bizcos, y con el paso de los días
hizo su primer movimiento
arrastrándose con sus patas delanteras
(las traseras no le respondían).
Logró llegar al arenero
se arrastró sobre el borde hasta estar dentro,
fue como la trompeta de una posible victoria
sonando en el baño y en la ciudad.
Me veía a mí mismo en ese gato, también yo lo había pasado mal;
no tan mal, pero lo bastante mal.
Una mañana se levantó, se puso en pie, cayó
y se quedó mirándome.
“Puedes hacerlo”, le dije.
Siguió intentándolo, levantándose, cayéndose
hasta que finalmente dio algunos pasos, era como un borracho;
las patas traseras no querían hacer lo suyo y se caía de nuevo,
descansaba, volvía a levantarse.
Ya sabéis el resto: ahora está mejor que nunca, bizco
casi desdentado, pero la gracia ha vuelto, y esa mirada
en sus ojos nunca se ha ido…
Y ahora a veces me hacen entrevistas, quieren oírme hablar sobre
la vida y la literatura, y yo me emborracho y cojo en brazos a mi gato bizco,
acribillado, atropellado y sin rabo y les digo, “¡miren, miren
esto!”
Pero no lo entienden, dicen cosas como, “¿y dice usted
que fue influido por Céline?”
“No”, y tomo al gato en brazos, “por lo que ocurre, por
cosas como esta, por esto, ¡por éste!”
Meneo al gato, lo levanto
en el luz ahumada y ebria, está tranquilo, él sabe…
Es entonces cuando la entrevista termina y
aunque a veces me siento orgulloso cuando veo las fotos
después, y ahí estoy yo y ahí está el gato, y estamos
juntos en la foto…
Él también sabe que es una idiotez, pero que de alguna manera ayuda.

domingo, 5 de junio de 2016

Poemas de la cicatriz/Pablo Cerezal

 _1_

Ne me quitte pas...

hay un silencio de nieve en la mañana del domingo
y un arrullo de hojas secas que contraría a los gatos

los barrenderos del ayer olvidaron esparcidas
las migajas del otoño
sobre el sueño y el asfalto

camino arrastrando kilómetros
que se adhirieron a mis zapatos
sólo para recordarme
que vivir sigue siendo extraño

decadencia de noche de un sábado
que ensucia aceras
con naufragios de vidrio roto
y suicidios de tabaco usado

¿Para qué escribir?
¿por qué luchar contra relojes, latido, víscera y dados?

¿a qué seguir extendiendo
este rumor de palabras con que ansío resumir
la vida que me soñó
un títere estropeado?

extraído de: Vislumbres de el Dorado, blog del escritor Pablo Cerezal


 

viernes, 3 de junio de 2016

_41_

nacimos en la derrota

por y para la derrota

escucho King Of Blue de Miles Davis mientras leo a Juan Goytisolo
y pienso que algún día, en algún recodo del camino, al levantarnos, nuevamente, del que siempre pensamos que será el último tropiezo, la piedra más grande, la de la hecatombe, sí, siempre la misma, la que rueda al son de nuestro paso, esa es la derrota, el camino, con el paso en alto, tanteando el vacío, la frontera a un nuevo mundo o a la muerte, el vacío que nos narró visualmente Angelopoulos, y que crece en su rodar al son de nuestra deriva, amarga compañera que se cimenta con silencios y mierda, siempre la nuestra, el hilo conductor de este deambular de palabras que abandonan su lastre en papeles, manchados de lefa, y silencios, y la mierda que siempre brota también en los ojos que nada ya quieren ver, y la niebla que todo difumina menos las cicatrices, las que se niegan a sí mismas,

pero es que es lo único que no se cierra

y pienso que algún día, en algún recodo, cuando retomemos el camino,
quizás, 
eso espero,
quizá 
la deriva nos lleve a un valle, en donde pararnos y soñar y escribir nuestros paisajes para después de la batalla
en la que siempre, eso parece,
nos hieren
...



si
nacimos en la derrota

por y para la derrota

no dejemos ningún camino 
sin hollar 
y sin narrarlo
...


bot blues_40_

,
¿cuál es la teoría de la literatura aplicable a lo escrito por una máquina?
¿Y cuál la de un escrito hecho pensado para que te lea una máquina? 
¿Es la máquina un transductor siempre y cuando interpreta esa obra posicionándola en un buscador?

El bot de diosokgoogle es mi mejor lector.
El deeptext del face está enganchado a lo que escribes, 
pronto te copiará el estilo, otra cosa es tenerlo, estilo, si eres copia de lo que otros hicieron:
eso es el pop...
y la máquina te supera en el plagio.

Se lo hemos puesto demasiado fácil,
nosotros:

los originales
...

 

viernes, 27 de mayo de 2016

_39_

ok google
eso dice el niño en la sillita
y al padre se le encharcan los ojos
y ya cuenta con contar en el perfil, 
emocionado,
que ese fue el primer día 
en el que la criatura dijo:

papá

jueves, 26 de mayo de 2016

Velpister en León




"... interpretación en directo del musicoplastidrama "cola para genocidio". Piano, relato, poesía, vídeo, un solo loco en el escenario, gritaré y tocaré tan fuerte que los sonidos de los goles del partido parecerán ecos de otro mundo, partiremos de una escena cotidiana a la hora de comer, habrá fiestas y metralletas, un líder mundial ofreciéndonos oro a cambio de sangre, un viaje en patera, un paseo por el apocalipsis, un sueño hermoso para acabar. Eso, más o menos, es el musicoplastidrama "cola para genoidio", suite en do menor para piano, cuadros, voces, vídeos y gritos.
Entrada gratis hasta llenar el aforo..."
28 de Mayo a las 21:00
Bar Belmondo
 León



"... bombas y balas perdidas y vida cotidiana y horror y poca esperanza lo siento poca esperanza y niños muchos niños y niñas este espectáculo no es apto para niños pero sí para ser sus protagonistas y colas y más colas para genocidio
el sábado 28 de Mayo en el Bar Belmondo a las 21:00
coincide con una evento deportivo que aglutinará a miles y miles puede que cientos y cientos de miles de personas a hacer cola otra cola más como cuando hace unos meses un periodista decía que el francés que salía el otro día del estadio tras anular el partido aquél que junto con otros miles de franceses caminaba en orden cantando la marsellesa en una estampa para la historia ese francés anónimo en realidad iba acojonado pero se fortalecía al caminar cantando el himno junto a la multitud emocionada
ojalá al acabar de desafinar como cerdos hacia el matadero hablasen un poco de las razones que nos han llevado a esto y en el deambular y en el cavilar llegasen al éxtasis y a la conclusión de que todo absolutamente todo lo que ha ocurrido a lo largo de la historia del ser humano no es válido nada ha servido hasta aquí (y hasta allí y hasta cualquier rincón) hemos llegado nada ha servido y aún así tocaré cantaré gritaré el próximo sábado en el Belmondo de León
..."


no te lo pierdas
... 
Centro de Investigación y Búsqueda de Menores Desaparecidos en España (CIBE)

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1993874/0/asociacions-detectives/buscan-gratis/menores-desaparecidos/#xtor=AD-15&xts=467263

domingo, 22 de mayo de 2016

_38_(destraspapelado)

"Al construir una sociedad narcisista en donde todos están preocupados por sí mismos, la población no se levantará por nada ni nadie; y así el gobierno dominará a cada individuo directamente” 

Bertrand Russell
nos habla de nuestros egos 
de culo campana sobre torres
construidas con nuestras defecaciones
como estela de un cohete que no llegó a despegar 
la hoja de ruta de nuestra vida que ya colapsa
eso pienso mientras observo a un tipo que se ha puesto a dar saltos y ahora se desabrocha la camisa y ya la pista de baile
es un tsunami de lorzas 
que sólo atravieso para ir a por otra copa a la barra
y me pregunto si es así como nos matarán
pero no me refiero a la tragedia del fingir
el dejarse llevar por los caldos
los destilados
no
me refiero a si habrá un bot poshumano
que se diga engrasante en mano
que ya está hasta los mismos rodamientos
de estar siempre en las fronteras
bebiendo y perdiendo miradas y palabras de crítica
intentando narrar el cambio de fase
las pérdidas de conexiones que nos regresan a los -ismos
los que ve en su cara intransigente en el espejo de letras
debunker de sí mismo
mientras desengancha la manguera de la cloaca
y no sabe si lamentarse o no por la alopecia de fibra óptica 
demasiados años viendo lo mismo
sabiendo lo que viene lo programado
igual exterminaron a los humanos
hinchando las burbujas y todas las burbujas estallan
y en ellas había demasiada mierda
 
a ver dónde he metido el chip delta-9-tetra

a ver
... 



viernes, 20 de mayo de 2016

37

Mírales, son los trend
ing persigui
endo corri
endo tras
la tendedencia del momento para vestir
a los borregos esa es su personalidad
la cáscara qué expresas con tu atuendo
meros avatares stickers que rezuman ego, 
hieden


Ese de ahí, sí, ese del gesto hierático perdona 
vidas,
dicen que hoy trans
mite un estado de ánimo
con el hash
tag soyprofesordeyoga
en su aura de maría trans
génica narrador ommmmmmnisciente
sobrado de neones
y jarapas rojas a sus pinreles pulidos

No entiendo cómo se puede irradiar 
una energía tan putrefacta

ese aura con gusanos 
...

   


jueves, 19 de mayo de 2016

el trece

no vine aquí
para entretenerte

para teñir el negro de azul

no vine para tapar tus vacíos
no vine para ser el payaso
que soy

no vine para cantar un blues
vine para componerlo
contigo
sólo eso, una canción
de vida, nada más...

es lo único que sé hacer
cuando la muerte me cerca
...


_36_ el resplandor

(...)
Yo ya cumplí mi parte.  (...)
No les pido que me recuerden. Pero alguna vez enciendan un cigarrillo por mí y piensen como lo hice yo.
Sin mirar atrás

...
  
Hunter S. Thompson


...

es un simple resplandor, no se admiten apuestas, no existen estadísticas, ni manuales, guías, ni medallas ni perdedores en el fracaso. 

Nadie regresa al mismo camino.

Es el resplandor del chasquido, las primeras hebras que se inmolan, la primera niebla que en ti entra de cada cigarrillo, ese resplandor que reclamó para sí Hunter, la gran metáfora que nos pide en su recuerdo, el resplandor de la pólvora que estalló en su boca, en su recuerdo prendo el cigarro, pues la muerte reclama la vida de quien se la come a lo Gonzo y sólo unos pocos han de morir vivos. 

Lo demás es la ceguera en las sombras. Una última mirada que palpa, en círculos concéntricos, los cascotes de un occidente sin atributos, descabezado, degollado, así sucumbe, cuando el fruto sin semilla regresa a la tierra olvidada. La gran ironía que nadie ha de recordar.

Cuando se elige en el resplandor, no existe la mirada atrás, siempre es antes la niebla que el plomo que desgarra, la que te narro sabiendo que la niebla es una mistificación, que no existe el paso, sólo un afianzamiento de la posición ante el desgarro, cuando todas las líneas se cruzan, anteojos, orejeras, el grito que nadie escucha ciego y sordo ante su propia detonación, así estallan las burbujas, lo entiendo, soy occidental y desde la razón sé que ya no somos semilla, sólo nos queda morir con las botas enfangadas en nuestra propia mierda, repetirnos, plagiarnos hasta la muerte del pop, cortados con químicos, hasta la sin esencia, alma extirpada, monstruo en formol, pues todo lo hemos acotado, nos hemos parapetado sin nada dentro, sin provisiones sin previsiones, demasiados finales sin camino, líneas rectas blancas, marrones o negras, metas sin aventura, la seguridad de morir frustrado, ya sin escapatoria ni a contrapelo, siempre contra natura, aunque aparcelemos el poco campo que nos queda, señalemos las veredas, marquemos un tiempo preciso y unas coordenadas, demasiados miedos para tan poco espacio natural, pues los caminos acotados se estrechan hacia la única meta,

y no has sido feliz,

pues buscar en el pasado es mentirte, afianzarte de ruinas, caminos que no recorriste, la mentira de occidente, otro disfraz del que recula, expone su culo, en esa metáfora de metas, finales, por donde se escurren nuestros tiempos
...

Quizá descubra un día
que sólo descendiendo sé subir 
y que esa la trampa que me aprisiona
se transmute en virtud...
los abismos son los abismos
...

Algunos somos como el último flaneur, portadores de la última mirada, de esa cepa resistente al virus que se ha comido a occidente, y nuestros versos nacen de esa energía,  la que bebemos en estos tiempos de cianocrilato que pegan alas a lomos de esclavos, sentados en una terraza en mitad del derrumbe, conocedores que, para bien o mal, siempre la puta dualidad occidental, algunos todavía las tenemos aun en formol, y es curro propio e ineludible el sajarse por ver si se pueden despegar y en la misma palabra va implícita la remontada... buscando viento, soltando lastre o esperando una reacción garbancera que ayude al tema... en ello estamos, soplando fragmentos
...

En el resplandor está la elección... y todos hemos elegido... 
la primera mirada nos regresa a Grecia, en donde Angelopoulos ya nos anticipa la última... hemos de resolver la aporía:
Una aporía es un enunciado que expresa o que contiene una inviabilidad de orden racional. Hace referencia a los razonamientos en los cuales surgen contradicciones o paradojas irresolubles (wikipedia dixit).
La aporía es una dificultad para el paso. Una encrucijada en la que se aparece el paradigma, esas ideas que nos insertan y que la gran mayoría jamás cuestionan. El cruce de caminos de nosotros mismos. Ahí es donde hemos de cambiar los modelos impuestos, extirpar (a) los no válidos.
El resultado no ha de ser la muerte en sí misma, esa meta berhaniana en la que todo se acaba... hemos de buscar ser semilla en el derrumbe... crear una nueva teoría... y ésta ya bulle, sólo así cambias los tiempos, y esa es mi elección, en ello está alguna gente, la gente que avanza 
por el quinto o el noveno camino gonzo, 
la gente que busca el verdadero brillo
todo lo demás es un resplandor
que te ciega en mitad de la oscuridad...

 

sólo algunos
corremos hacia el fin de la noche
...





 
uno de esos caminos quizá nos regrese
a la buena literatura
como la que hacen

Pablo Cerezal y Claudio Ferrufino-Cocqueugniot

“Madrid-Cochabamba, cartografía del desastre”: la literatura era esto

(entra en este agujerito en la niebla)

 suscribo las palabras de quien hace esa crónica, Javier Vayá Albert
... 

miércoles, 18 de mayo de 2016

_35_

¿Sabes?

Prefiero seguir el discurso de una vomitona de vino, 
pues algo se desgarra con ella
y las denominaciones regresan a su origen de tierra. 

Me dicen más las espirales de mis pasos abiertos a mil destinos 
y ninguno 
que los círculos viciosos putrefactos y vacíos que ofrecéis.

Prefiero el tropiezo del vómito en unas ingles
a la asepsia siempre fingida de vuestra pose. 
Me gusta el sudor de la calle,
huyo del aire desodorante de los despachos.

Y, ante todo: 

No me avergüenzo de los míos
ni les censuro
...

Felipe Zapico Alonso/Muros marcados con tiza (presentación libro) __ Bosque marcado (exposición de fotografías)


Queridos amigos de León sólo deciros que desde hoy y hasta el 31 de mayo tendré expuestas en Camarote Madrid, unas fotografías de la serie Bosque Marcado.
Mañana Re-presentamos Muros marcados con tiza en Bar Belmondo, a las 21:12 acompañado a las armónicas por Marcos Cachaldora.


TODOS SOMOS UNDERGROUND
 (o como cojones se diga).

¿El underground nace o se hace?
¿o te hacen?
¿o no te queda más remedio?
¿o te empujan?
¿o es el único sitio libre?
¿o es el primer peldaño?
o vaya usted a saber
pero
sí,
me dicen que estamos
en el
under
ground
todos en un metro
en el suburbano
en el sub ano
en el culo
 de todo
donde queremos estar
¿o donde nos dejan estar?

Felipe Zapico Alonso, Muros marcados con tiza, Amagord ediciones 2016